9/11/16

Tres textos para orientarse tras el ''Trump''(azo)





Tras el sobresalto de despertarnos esta mañana con la noticia de la inesperada  elección del Sr. Donald Trump como nuevo presdidente de los Estados Unidos de América, quien más quien menos andamos buscando razones para convencernos a nosotros mismos de que “eso ya lo veíamos venir”.
Pero resulta que, al menos en mi caso, no es cierto.
Hasta anoche mismo, a la hora de dormir, di por seguro que “el sistema”, una vez más, tenía todo controlado y, tras habernos intimidado con la posible victoria de este impresentable sujeto, si insistíamos en apostar por gentes como Bernie Sanders, Jéremy Corbyn, o los perroflautas de Unidos Podemos, nos demostraría la inutilidad de nuestros “desvaríos” confirmando, con la elección de Dª Hilary Clinton, que todo está (siempre) “atado y bien atado”.
Pero resulta que no; Que la cosa parece que se les ha ido de las manos y andamos todos intentanado averiguar que es lo que “ha fallado”.
Confieso mi perplejidad y sorpresa y, de momento (por unos días), voy a aplazar ese sistemático ejercicio (que casi todos practicamos) de “hacer de necesidad virtud” intentando encontrar las “cosas buenas” que nos traerá esta mala noticia.
Y como presumo que habrá muchos ignorantes como yo que se habrán quedado con dos palmos de nariz, ofrezco, por si alguien le aprovechan, estros tres enlaces a tres infrormaciones muy distintas.
El primero, el vaticinio (certero) que hizo el “Cineautor” Sr. D. Michael Moore el pasado día 28 de julio y que, a este lado del charco, pocos (incluido, obviamente un servidor) conocíamos.
El segundo lleva a una reflexión breve y apresurada  que , a mi juicio, resulta bastante racional y atinada (e intelectualmente nutritiva)   
Y el tercero, es meramente una nueva prédica (oportuna y apresurada también) de D. Yanis Varoufakis haciendo apostolado por la unión de la gente de a pie en estos momentos que parece que invitan a “enrollarse” como los erizos creyendo que así libraremos el pellejo. (Aclaro que comparto dicha opinión)
Que aproveche a quien decida probar este “menú”.
E insisto en mi vieja “milonga” Si no ponemos pie en pared, “tendremos trapos que lavar” (como decía una de mis abuelas)
Saludos.