1/11/16

“NO en mi nombre” (Agradecimiento a los asistentes)



       Imagen de la cabecera de la manifestación del 29 de Octubre de 2016 en Neptuno (Fotografía Jairo Vargas)
En primer lugar y en descargo de mi (mala) conciencia, aclaro que finalmente no acudí a la manifestación del pasado sábado a la que tanto juré (perjuré, más bien) asistir y tanto insistí a mis amigos y allegados para que asistieran.
Dicho esto, quiero agradecéselo a todos los asistentes -que por lo que he podido apreciar fueron muchos más de los que quieren hacernos creer (aunque muchos menos de los que tendríamos que haber asistido)- porque he podido comprobar que me representaron muy dignamente y expresaron con total precisión y claridad las razones que nos llevaron a muchos a convocar a la gente a salir a la calle para dejar constancia de nuestra censura moral por el indigno espectáculo que ofrecieron una parte importante de los Sres. Diputados del Congreso.
Especialmente casi todos los del mal llamado Partido Socialista Obrero Español; Pero también los de Ciudadanos, Foro Asturias, Unión del Pueblo Navarro y Coalición Canaria.
De los del Partido Popular nada digo porque, para mí, están permantemente desautorizados en el plano moral por su “convivencia” dentro de un partido que, no solo permite prácticas corruptas en su seno y a su beneficio (casi todos, de un modo u otro, lo hacen), sino que, una vez descubiertas dichas prácticas no solo no las censuran o erradican, sino que se jactan de ello y protegen a todos sus corruptos y cómplices.
Comprendo que la convocatoria no estuvo todo lo bien organizada que debiera, y que podría haberse insistido aún más en que no se trataba de "rodear el Congreso", ni de cuestionar la “legalidad” de la investidura que se perpetró en su interior a las ocho de la tarde.
Pero ello no desmerece la importancia del gesto moral de muchos ciudadanos que salieron a la calle para dejar constancia de que dicha investidura no la hacían en su nombre por muy representantes electos que fueran todos los participantes y muy escrupulosos que fueran en el cumplimiento de los reglamentos.
El problema es que, con independencia de lo que nos gusten o digusten las políticas del Partido Popular, esa tarde se terminó designando como Presidente de este país a un sujeto que es un presunto delincuente, que se apoya en un partido que también es presunto delincuente, apoyado a su vez por delincuentes (presuntos y confesos).
Y eso, por mucho que nos quieran convencer, será “legal” y (formalmente) “democrático” pero es una indecencia moral y un serio golpe a la credibilidad del sistema político.
En estos momentos estamos en vísperas de un posible cambio de rumbo.
Veremos a ver hasta qué punto somos capaces de mantener la dignidad y evitar las miserias del narcisismo, el cálculo predatorio, la megalomanía, la falta de generosidad y la mediocridad personal de la que nuestra "izquierda" anda tan sobrada.
No soy demasiado optimista al respecto; Pero los asistentes a la manifestación del pasado sábado, me permiten albergar la esperanza de que, pese a gentes como yo (que mucho ladran y luego se escaquean), seremos capaces de ir cambiando el decorado y, quizá, el guion de esta triste historia.
Gracias a todos los que asistieron.
Saludos.