17/6/16

¿Prescindir de los bancos?



Tengo la impresión de que casi todos, al menos la gente a la que yo frecuento, hemos acariciado alguna vez el “sueño húmedo” de poder vivir a espaldas del sistema financiero y más concretamente “prescindir de los bancos”
Pero a la hora de la verdad la cosa no resulta tan sencilla y, por otra parte, algunas de las cuestiones que los bancos nos resuelven, aunque “caras”, nos resultan útiles y, sobre todo, cómodas y, a veces, también, “inevitables”; Porque no tenemos el dinero necesario para hacer “tal cosa”, o adquirir otra cualquiera.
Sin embargo, y en este asunto tengo que reconocerles el mérito, lo cierto es que en esta próxima campaña electoral los señores de Podemos, han impuesto al resto de sus coaligados (fundamentalmente Equo e Izquierda Unida) la condición de renunciar a pedir crédito a los bancos para financiar sus respectivas campañas.

Yo me he alegrado mucho.
Y, al saber que Izquierda Unida ha abierto una suscripción de “microcréditos” para intentar juntar los 940.000 Euros que han presupuestado, he decidido aflojarme la polaina (dentro de mis muy limitadas posibilidades) porque creo que es lo coherente con mi discurso.
El asunto me ha resultado atractivo por dos razones fundamentales:

La primera es que se trata de una transacción “legal” y a las claras (se firma un contrato con nombres, apellidos, importe y condiciones de devolución.
Y la segunda, que para mucha gente resultará bastante importante es que, en esta ocasión, existen muchas posibilidades de que los ingresos por votos y número de escaños cubran holgadamente la devolución de dichos importes (aunque dudo mucho que puedan hacerlo en los primeros 30 días).
En mi caso, además, cuento con el precedente de unos dineros que aporté hace años para constituir una fianza en un pleito contra el Pocero de Seseña y, aunque siempre supuse que se trataba de una “inversión a fondo perdido”, dos o tres años después me llevé la grata sorpresa de recibir un mensaje de Izquierda Unida (de Castilla-La Mancha, creo) informándome que el juzgado había “liberado” la fianza y pidiéndome que les confirmara si podían hacer la devolución al mismo número de cuenta desde el que realicé mi aportación.
Y a los pocos días me reencontré con mis dineros junto con una carta de agradecimiento.


Por este motivo, y porque supongo que mucha gente no se habrá enterado, mando estos enlaces por si alguno de quienes esto lean quiere participar en esta iniciativa que va en la dirección de hacer algo más transparentes las turbias fuentes de financiación de los Partidos Políticos (Todos). (Anticomunistas, abstenerse)
Saludos.