15/5/16

Ahora tenemos una buena ocasión



Según como lo miremos, parece que “fue ayer”, o que “ha pasado un siglo”


Si pensamos en la degradación del sistema democrático, el retroceso de derechos y libertades y la desfachatez con la que los delincuentes políticos (a sueldo del Sistema), los ladrones de cuello blanco, los “amos del dinero” y toda la santa compaña de sicarios, aprovechados, arribistas, huelebraguetas mediáticos, “periodistas “de cabecera”, tiralevitas y oportunistas varios, se pavonean y siguen rebuznando las excelencias y la inevitabilidad del saqueo que entre todos están perpetrando, quizá -más que parecer que el 15-M “fue ayer”- pareciera que en estos 5 años  hemos retrocedido más de 50.  
Sin embargo (Y a esa visión me apunto yo), si pensamos en la evolución de una masa  de inapetentes (políticos y sociales) que, en principio llevados por una cierta curiosidad y después espoleados por los zurriagazos de la "crisis", es decir del saqueo en forma de bajada de salarios, los despidos, los “contratillos de mierda” la subida de precios de los bienes básicos (comida, energía, educación y -aunque no lo parezca- también vivienda), ha empezado a cuestionar la validez del Sistema, si pensamos en eso, quizá hemos avanzado mucho.
Sobre todo si tenemos en cuenta que, en esta ocasión en la que el escenario casi se repite (15 de mayo en vísperas de unas elecciones -en 2011 “Europeas” y dentro de 6 semanas “Generales”-), existe, (además del hartazgo que provocó la abstención, que le permitió a la Derecha conseguir la mayoría absoluta con el número más bajo de votos de su historia), el sentimiento (casi la certeza) de que, en esta ocasión, podremos darle un vuelco al sistema de poderes.
Y conviene no equivocarse, ni pasarse de “exquisito”
Ni valen paños calientes para justificar el comportamiento del PSOE que (por culpa de su aparato y sus dirigentes) se ha convertido en un partido de “centro-derecha” que le hace el juego a la Derecha y que no podrá salir de esa corrupción mientras no se deshaga de la mayoría (por no decir todos) de sus actuales dirigentes y “santones”, ni tampoco conviene pasarse de “exquisito” y “pasar de jugar nuestra  carta” (quiero decir, nuestro voto) tan solo porque quienes más cerca están de representar nuestros ideales tienen que acudir a las urnas mezclados con otros que ya no los representan tanto.
Aunque sea un ejemplo algo “rupestre” yo diría que es más o menos como cuando, en navidades, a uno se le antoja comer cordero y en la carnicería le explican que para llevarse medio cordero a un precio razonable, hay que cargar con “la cabeza y el rabo” (la cabeza y la cola, quien prefiera el pescado).
Bueno: Pues un servidor como (con esta Ley Electoral que nos aflige) no puede permitirse el lujo de comprar sólo las chuletas, está dispuesto a llevar el medio cordero entero, para poder disfrutar de las chuletas y en la confianza de que, el resto de la pieza, con un poco de suerte y habilidad culinaria, podrá ser también aprovechable y nutritiva.
Para quienes quieran hacer un breve repaso del asunto (del 15-M) dejo este enlace:
Y hoy me daré un garbeo por la Puerta del Sol para “meter el hocico” y ver “a qué huele” el ambiente.
Saludos.