28/1/16

Para Biempensantes, Incautos, Perezosos y (en su caso) Necios



Llevaba tiempo rumiando el abordar la denuncia de algunas de las más palmarias de las intoxicaciones informativas que cada día nos incluyen en el menú servido por los grandes medios de (des)información y esa especie de agencia publicitaria del Partido Popular en que se han convertido una buena parte de las radios y televisiones Públicas.

El problema es que, para poder hacerlo con un mínimo de rigor y credibilidad, se precisa disponer de conocimientos y medios de los que un servidor, a todas luces, carece.

Eso por no hablar de la falta de “capacidad de reacción” necesaria para que, cuando expongas tu opinión, el asunto no se haya quedado “viejo”.

Por este motivo cojo al vuelo este análisis de Economistas Frentes a la Crisis que se me antoja bastante riguroso y neutral, en el que -con datos en la mano- es fácil llegar a la conclusión de que la tan cacareada reducción del desempleo no sólo no es cierta, sino que, por la manera de presentárnosla, está encubriendo un gravísimo problema de destrucción de la fuerza laboral y la capacidad productiva de este país.

Ahí lo dejo para quienes quieran voluntariamente incluirse en alguno de le epígrafes del “enunciado” (Yo pertenezco al subgrupo de los “perezosos”) y, también, para quienes, sin pertenecer a ninguno de ellos, sienten un cierto mal sabor de boca tras ingerir este tipo de informaciones.


Aclaro, para quien no lo sepa, que los Economistas Frente a la Crisis no son una partida de zascandiles sin oficio ni beneficio, sino que, en su gran mayoría, son gente acomodada, con larga experiencia en la vida profesional y académica y lo que habitualmente se suele llamar “la vida resuelta”.

De hecho, por conocimientos y capacidad didáctica, podrían trabajar perfectamente al servicio de FEDEA, FAES o cualquier otro cenáculo neoliberal. 

Pero por lo visto padecen una cierta alergia a la demagogia, el cinismo y la obscenidad y, pese a su moderación y ánimo habitualmente conciliatorio con el sistema, tienen a gala el mantener su independencia intelectual.

Saludos.