31/12/14

Elecciones Mayo 2015 (III) Faltan 144 días



Quizá no le falte razón a D. Pablo Echenique (Podemos) cuando afirma que las elecciones españolas empiezan el próximo 25 de Enero en Atenas.
Pero en todo caso, aunque debamos estar atentos a lo que ocurre, nosotros no podremos votar hasta cuatro meses después (el 24 de mayo).
Preámbulos aparte, aclaro que, con esta tercera entrega, pretendo cerrar el apartado de “generalidades” cuyo único interés es el de desbrozar mínimamente la intrincada maleza de la Ley electoral para que podamos hacernos una idea aproximada de “qué” es lo que se elige, “donde” se elige y “cómo” se elige.
Desde mi punto de vista, dicho conocimiento -aunque sea algo rudimentario- ayuda tanto a valorar la importancia de las alianzas previas en las distintas comunidades autónomas, como la influencia que el conocimiento de éstas pudiera tener en la modificación de la intención de voto.
Sobre las Elecciones autonómicas (nuevamente)
Buceando en las páginas del Ministerio del Interior y en la impagable Wikipedia (animo al personal a que, de cuando en cuando, aporte un modesto óbolo a dicha fundación para ayudarle a mantener su independencia) he recopilado el desglose de los resultados que aparecieron en la entrega anterior en el cuadro titulado “Resultados electorales Autonómicas 2011 (Total nacional)

En este desglose, cuyas cifras por la razón que sea no son exactamente coincidentes con las de dicho cuadro pese a provenir, aparentemente, de la misma fuente (Mº del Interior), además de informar sobre los votos y los diputados obtenidos por los distintos partidos, se han incluido los datos relativos al “esfuerzo electoral” (nº de votos) que le supone a cada partido conseguir un diputado.
Este dato, que resulta en general muy homogéneo en las comunidades uniprovinciales, no lo es tanto en las multiprovinciales como es el caso de Castilla  y León (9 provincias), donde la relación es de 5,02 a 1, o algunas uniprovinciales con varias circunscripciones como es el caso de Murcia (5 circunscripciones) donde la relación es de 4,39 a 1      
Ello por no hablar del, alambicado y escasamente justificable, sistema utilizado en Canarias (7 circunscripciones, una por cada isla) en el que se descartan todos los votos de las candidaturas que no alcancen el 30% de su circunscripción, lo que propicia el que el voto de un residente de la Isla del Hierro valga aproximadamente lo que 14 votos de ciudadanos residentes en Gran Canaria.
El conocimiento de estas “peculiaridades” debiera ayudarnos a reflexionar sobre la importancia que en algunos casos tendrán los posibles acuerdos (o desacuerdos) a la hora de confeccionar las candidaturas.
En los cuadros elaborados, además de los datos oficiales, se ha incluido una columna adicional en la que se refleja el número de votos que le cuesta a cada partido obtener un diputado así como lo que he denominado “voto estéril” atribuyendo dicha condición a todos los que van a partidos que finalmente no obtienen representación.
Y quiero aclarar que con ello no estoy cuestionando, ni su utilidad, ni -mucho menos- su legitimidad; Ya que supongo que para quienes los depositan suponen un modo de expresar su preferencia política, guardar las distancias (Ideológicas), mantener la coherencia y, también en algunos casos, mandar un mensaje al resto de las formaciones.
Con todo ello y con los datos contenidos en la tabla Circunscripciones electorales autonómicas en España (2012) o, quien pretenda llegar más lejos, en la densa y clarificadora página “parlamentos autonómicos de España (Wikipedia), quien tenga interés podrá hacerse una razonable “composición de lugar” para orientarse en el batiburrillo desinformativo con el que algunos medios de (des)información -y también algunos partidos políticos- van a intentar que, sin saberlo, estemos arrimando el ascua a sus propias sardinas mientras creemos que estamos haciendo uso de nuestra libertad de voto.
Saludos.
Recopilatorio Elecciones Mayo 2015