16/1/14

¿Me estoy volviendo malpensado?


Debe ser cuestión de edad.
Pero a veces no termino de entender algunas cosas.
He adquirido la mala costumbre de hacer “comentarios” a algunas de las informaciones que publican los diarios digitales.
Y resulta que a veces me encuentro con que los textos más “inocentes” se me rechazan porque el maldito ordenador del periódico (en este caso Público.es) dice: “Comentario no sujeto a las normas de moderación: http://www.publico.es/estaticos/normascomentariosy dichas normas dicen (literalmente):
Los comentarios en Público están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante. Los comentarios serán moderados según las normas siguientes:

   No se aceptan los comentarios con contenidos, enlaces o nombres de usuarios que se consideren insultantes, difamatorios o contrarios a las leyes españolas.

     No se aceptan los comentarios que contengan apología del terrorismo o de la violencia, o que apoyen violaciones de los derechos humanos.

    No se admiten comentarios de contenido racista, sexista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.

       No ser admitirán los ataques ni insultos a los otros participantes en el sistema de comentarios.

      No se admiten comentarios con contenidos o enlaces que se consideren publicidad, spam, pornografía o material protegido por derechos de autor.

       Los comentarios sin sentido o repetidos serán eliminados.

Público se reserva el derecho a eliminar los comentarios que no se ajusten a estas normas. Los comentarios no reflejan la opinión de Público, sino la de los visitantes que son los únicos responsables de las opiniones publicadas.
A base de “coscorrones” logré averiguar (en Público) que la palabra “cerdo” está proscrita y así cuando quiero mencionar el refrán que dice que “a cada cerdo le llega su San Martín” tengo que reinterpretarlo con un “a cada “uno” le llega su San Martín”, que es más o menos como la tinta negra con la que los censores cubrían los escotes de Sofía Loren en los carteles de las películas.
En principio cabría pensar que es una mera cuestión de “gazmoñería” preventiva dado que no disponen de personal para leerse todas las ocurrencias que enviamos.
Sin embargo, cuando una vez revisado el texto compruebo que no estoy haciendo apología del terrorismo, ni insultando o difamando, ni haciendo publicidad y se me sigue rechazando el comentario, empiezo a ver visiones y a maliciarme de si no será que determinadas opiniones no resultan especialmente bienvenidas.
Por el bien de todos (los que nos consideramos de izquierda) espero que no sea así.
Pero como en estos momentos no he podido expresar mi opinión en relación con las “primarias” con “listas abiertas” del Sr. Llamazares (a quien respeto y aprecio) me he decidido a difundir dicha información junto con el comentario que me ha sido rechazado.
Ahí quedan ambas cosas.    

El Enlace:
Y, el comentario rechazado:
Pues no quiero ser "malpensado": Pero esto me recuerda a . . .
esos concursos de "proyecto y obra" en los que se publicita el "pliego" con un plazo de tiempo muy corto, de modo que sólo los que previamente conocían su contenido puedan llegar a tiempo para presentarse.
No tengo pretensiones a este respecto.
Pero si yo (que soy "cualquier ciudadano") tuviera que conseguir presentar el aval de "entre 50 y 70 afiliados" en el plazo de 10 días, sospecho que no lo lograría.
Así que hubiera sido mejor, o dar un plazo razonable, o no presumir de que se puede presentar "cualquier ciudadano".
Por otra parte no debiéramos jugar a la confusión con el concepto "listas abiertas"; porque no lo son ni siquiera para la elección entre los fieles de IU (sino sólo de una de sus corrientes), ni mucho menos (supongo) para la confección de una candidatura donde puede que vaya gente de otros partidos y que, una vez decidida, es tan cerrada como de costumbre (porque así lo dice el reglamento electoral).
Y como no me creo que quienes redactan estas notas de prensa sean unos neófitos, me queda la sospecha de que están intentando llevar el agua a su particular “molino” a costa de nuestro desconocimiento y falta de atención a estos "pequeños detalles"
Y eso no está bien.
En todo caso, les deseo mucha suerte.  

Saludos.