15/12/13

Espero no faltar (el martes. Y, si puedo, tampoco el miércoles)



En varias ocasiones he expresado mi hartazgo por la catarata de concentraciones, manifestaciones, reuniones, marchas, encierros y otras actuaciones que, unos y otros, desde distintos ámbitos y por unas y otras razones, convocan prácticamente a diario.
No obstante, lo cierto es que en la inmensa mayoría de los casos, cuando examino el motivo de cada convocatoria, me siento identificado con los convocantes y moralmente obligado a acudir.
Pero como ocurre que el día tiene tan solo 24 horas; como -al igual que la mayoría de los mortales- carezco del don de “la ubicuidad”;  y, para colmo, tengo que atender a mi propio trabajo (cosa que, por lo visto, le pasa a bastante gente), finalmente termino faltando a la mayoría de esas convocatorias.  
Sin embargo intentaré estar de cuerpo presente el próximo martes a las 11:00 a la puerta del Hospital La Princesa para manifestar una vez más  “el desacuerdo de los convocantes con la introducción del lucro en la Sanidad Pública y el papel cada vez mayor de la empresas privadas en la misma . . .”
Confío en que podamos multiplicar por 10 la prudente estimación de asistencia que han realizado los convocantes de esta concentración y las que ese mismo día se realizarán a las puertas de otros cinco hospitales de Madrid. 


Para tranquilidad de quienes, con razón, andan preocupados por la burricie de nuestro ministro del interior y su “vicaria” en estas tierras Dª Cristina Cifuentes, aclaro que dicha concentración ha sido debidamente autorizada por la Delegación del Gobierno.

Reproduzco a continuación el texto de la autorización, no tanto por garantizar su veracidad, cuanto porque, si uno la lee detenidamente, podrá comprobar que, pese a las muchas críticas y carencias de nuestra Constitución, el derecho de libertad de expresión está perfectamente definido y garantizado.
Otra cosa es que, con las modificaciones legislativas de este impresentable gobierno que nos “asola”, dicha Constitución termine  siendo “papel mojado” como cantan todas las mañanas los incombustibles del “orfeón de la Princesa”
 Saludos.
Y a ver si llegamos a los 500.

5.000 sería magnífico (pero poco probable)

Yo, en todo caso, acudiré.