29/12/13

Aunque la perdamos, ya hemos ganado esta batalla



Pienso que la gran mayoría de nosotros albergamos pocas esperanzas de que esos dos  miserables personajes, torturadores de la época franquista, vayan a viajar a Argentina, ni tampoco a dar con sus huesos en la cárcel.
Pero el mero hecho de que estos dos sujetos tengan que andar por la vida el resto de sus días escondiéndose dentro de una bufanda y tras unas gafas de sol “oscuras” (como su conciencia), ya supone, al menos para mí, una satisfacción.
Debemos estar preparados para encajar una nueva muestra de la venalidad de nuestro sistema judicial en forma de artimaña de la fiscalía que, según parece, se plantea “investigar en España a Billy el Niño y a Muñecas” en una táctica “esterilizante” para justificar “leguleyamente” (que no legalmente) la negativa a extraditar a estas dos escorias al país en el que los víctimas han tenido que presentar su querella debido a la connivencia de la justicia y el gobierno español con estos sujetos (y los de su calaña).



Pero ello no impide que, poniéndome la venda sobre esta previsible nueva desvergüenza de la fiscalía, hoy declare que, en lo que a mi concierne, el mero hecho de que estos dos individuos tengan que andar el resto de sus días escondiéndose por los rincones y socialmente “impresentables” (salvo entre los de su misma ralea), significa que, pase lo que pase, ya hemos ganado esta batalla.
Y deseo poder cruzarme algún día con alguno de ellos para poder expresarle mi desprecio, simplemente cambiándome de acera.
Ojalá tengan que llevar la bufanda puesta hasta en el verano y, cuando les toque, en el ataúd.
 Saludos.