17/6/15

'Pues amarga la verdad . . .'



Hoy, un compañero de trabajo (Y a pesar de ello, amigo) que entra en la categoría de lo que suelo llamar los ciudadanos “biempensantes” que, a mi juicio, tantas bazas conceden “al enemigo” con su mesura y su elevado nivel de auto exigencia para con los “excesos” propios y su samaritana comprensión para los desmanes ajenos, hablando del peligro que representa el botón “enviar” de los teléfonos móviles y los correos electrónicos, me ha mostrado un vídeo que me ha parecido francamente didáctico y muy divertido.

Y le he pedido que me lo enviara convencido como estoy de que por ello nadie (Ni siquiera D. Eduardo Inda) podrá reprocharle nada a nadie, ni hacerle dimitir de nada.

Son apenas 2 minutos (115 segundos exactamente); Pero valen la pena.

Y, así como quien no quiere la cosa, nos revelan una verdad que es muy amarga y que, en parte, nos hemos ganado a pulso por nuestra mansedumbre y falta de implicación en la vida civil.

¡Que aproveche! 


Saludos.