12/6/15

''Mañana puede ser un gran día''



Escribo estas líneas sin conocer aún el resultado de la constitución del Ayuntamiento de Madrid (que es mi pueblo) y confiado en que mañana la sesión se desarrollará sin que tengamos que asistir a ningún hecho bochornoso.

Sin embargo el facilón título que encabeza estas líneas tiene a mi juicio vigencia “ ocurra lo que ocurra”, tanto en Madrid como en el resto de las capitales, ciudades y pueblos de todo el país.

Porque a lo que me refiero, no es sólo a la constitución de Corporaciones gobernadas por gentes ajenas a la corrupción, las malas costumbres y el desprecio por los ciudadanos, sino -sobre todo- al convencimiento que tengo (cada día más) de que, finalmente y pese al  “enroque” de algunos dirigentes de Podemos (no de sus votantes y simpatizantes), los partidos (y los colectivos ciudadanos) que defienden la regeneración de la vida pública, la defensa de los derechos, libertades, servicios y patrimonio públicos y el freno a la corrupción y al saqueo (Incluida la exigencia de responsabilidades), van a concurrir a las próximas elecciones generales en una única candidatura "de confluencia".
Y lo van a hacer sin siglas, porque es la mejor manera de no ofender, ni dar ventaja a nadie

Y estoy convencido de que, entre todos, vamos a ser capaces de elaborar un programa “de mínimos” que será tan ambicioso y apetecible como el que han suscrito Ahora Madrid y el PSOE (Sí, el PSOE) que, tras haberlo leído, me ha parecido “de perlas”. (lo recomiendo)

Las razones de mi optimismo son, por un lado la reacción abrumadora que se está produciendo a favor de la constitución de dicha candidatura de confluencia; Y por otro la sensatez y generosidad con la que quienes la propugnan se están comportando.

Para muestra pongo el botón de este artículo de D. Alberto Garzón Espinosa con el que, hace un par de días, desde las páginas de “eldiario.es”, respondía al que parece ser su camarada de partido D. Rafael Reig, persona igualmente inteligente y lúcida, pero bastante más arisca de trato y discurso.

Al discurso del Sr. Reig quizá alguna gente pueda contestar con un desaire, pero al del Sr. Garzón parece más improbable.

Recomiendo su lectura:

Ahí queda junto con mi recomendación de que empecemos a pensar (desde ahora mismo) en discutir con nuestros amigos y allegados las cuestiones que debieran incluirse en un futuro “programa de gobierno”

Tanto desde el punto de vista de las leyes de debieran derogarse “sin discusión”, como -sobre todo- de las que debieran “promulgarse” y las políticas que debieran proponerse.

Eso de debatir es un sano ejercicio y un buen pretexto para tomar cervezas con los amigos y, de paso, quizá descubrir que hay muchas cosas que pueden hacerse y a nosotros no se nos habían ocurrido.

Saludos.