29/8/14

Reflexión veraniega (IV) ¿Quo vadis, Europa?



Este brevísimo artículo de D. Julio Anguita pone sobre el tapete la inmensa contradicción existente entre el discurso que nos venden y la realidad que nos preparan.
A mi juicio, su lectura es muy recomendable para no dejarnos engañar en unos debates cuyo punto de partida es una falacia interesada y gravísima.
Ahí queda su reflexión, junto con la denuncia del paripé con el que algunos partidos nos distraen hablando de cambios y reformas que en el fondo no son tales, sino pasos hacia el control de la política por parte del mundo del dinero.
Saludos.