31/8/14

Periodismo de viajes



Hace tres semanas, cuando leí la primera entrega de los textos de Carlos Bardem sobre su proyectado viaje al ártico (Invitado por Greenpeace) estuve tentado de reenviarla a mis amigos recomendando su lectura.

Me sorprendieron tanto la corrección y limpieza del texto, como la fluidez narrativa y el equilibrio entre lo poco que pretendía contarnos y la concisión y amenidad del mismo.

Sin embargo, dado que vendrían posteriores “entregas”, preferí esperar para ver si se confirmaban mis buenas impresiones.

Me alegro de haberlo hecho, porque -tras leer la segunda entrega- llegué a la conclusión de que la historia (completa) merecía la pena ser leída y he aguardado hasta hoy para poner a disposición de quien quiera pasar un agradable y didáctico rato de lectura los siete pequeños capítulos de esta brevísima “historia de viajes”.
De buena gana lo hubiera titulado “periodismo de aventuras” pues el tono narrativo es común al de las novelas de Julio Verne o Emilio Salgari, pero lo cierto es que, pese a lo hostil del territorio visitado, la expedición llevaba los pasos muy medidos y, más que de una aventura, se trataba de un viaje publicitario perfectamente medido.

Con la única diferencia de que, en este caso, la publicidad no la pagaba nadie (salvo los socios de Greenpeace) y los beneficios, si este viaje contribuye a sensibilizarnos, los disfrutaremos todos.
Añado que, cada día que pasa, me sorprende más agradablemente la persona de ese tiarrón con cara de bruto que, además de bastante buen actor, resulta ser un escritor más que mediano y una excelente (y probablemente tierna) persona.  
Ahí quedan las 7 entregas para quien quiera viajar hacia el hielo.

Como diría mi buen amigo Alejandro: “deleitan, a la vez que instruyen”   
Saludos.