2/7/14

Fantasías


El anterior Jefe del Estado ha sido detenido y llevado a comisaría para ser interrogado en relación con delitos presuntamente cometidos durante su mandato.
Ha sido tratado como un ciudadano más y, tras su interrogatorio, la policía lo ha puesto a disposición del juez quien, tras tomarle declaración, le ha dejado en libertad con cargos.
Y, a partir de ahora, serán los jueces quienes decidan.

Hasta aquí todo normal. 

Por un instante me ilusiono pensando que estamos hablando del ciudadano D. J. Carlos de Borbón.
Pero la realidad (triste realidad) es que aquí, en España, esta  secuencia de normalidad civil no será posible. 


Francia, pese la flojera de sus actuales  gobernantes, es otra cosa.
Y sus instituciones son fuertes y respetadas porque se hacen respetar.
Aún tenemos mucho que aprender y mucho camino por andar.
Saludos.
En lo que a mí concierne, pienso que si no somos capaces de rebelarnos contra esa impotencia, estaremos haciendo bueno aquello de que “tenemos el gobierno que nos merecemos”.
Yo intento evitarlo (a diario).
Saludos.