20/5/14

Quien tenga ojos que vea, Quien tenga oídos que oiga (II)



Nuevamente -como hace aproximadamente ocho meses- para no cansar al personal, me limito a sugerir la lectura de este artículo de hoy mismo que viene a poner negro sobre blanco, el despropósito no ya de las tropelías que se perpetran a diario; sino, sobre todo y mucho más grave, de nuestra estulticia e impavidez.
Quizá sea verdad aquello de “tenemos el gobierno (y la clase política) que nos merecemos”.
¡Pasen y vean!
Saludos.