8/5/14

“La pinza'' (la de verdad)


Aunque quizá debiéramos hablar de “la tenaza”.
Afortunadamente está empezando a salir a la luz pública un cambalache brutal que, a espaldas de las poblaciones de todos los países, se está fraguando entre las grandes empresas mundiales (con la connivencia de los gobiernos de los países ricos).
Cambalache que, de aprobarse (como ocurrirá si no lo remediamos), supondrá un saqueo de derechos y garantías mucho mayor aún que el que está suponiendo el haber permitido que nos endosen a los ciudadanos (vía deuda pública) el pago del dinero estafado por el sistema asegurador-financiero para evitar, tanto su quiebra, como la necesidad de tener que meter entre rejas a señores muy bien vestidos.
No me voy a extender, porque es mejor que quien quiera enterarse invierta su tiempo en ello.
Me limito tan solo a constatar la desfachatez de algunos dirigentes del PSOE, que llevan años engañando a la gente con el cuento de la pinza, mientras sistemáticamente practican “la tenaza”, no contra otro partido, sino –sobre todo- contra nosotros, los ciudadanos.
La (última) “prueba del algodón” la hemos tenido hoy mismo:

Señores: ¡Pasen y lean!

Y para los más perezosos (pero, en general buenas personas) que se jactan de no “pinchar” jamás un enlace, dejo aquí la foto de la revolucionaria e inadmisible provocación del Sr. Centella.
Este individuo pretendía, nada más y nada menos, que: “se consultara a los ciudadanos si queremos que se nos obligue a comer carne hormonada, productos transgénicos, a permitir el “fracking” y a que las grandes empresas multinacionales puedan demandar a nuestros gobiernos si tienen la ocurrencia de legislar algo que impida, o limite,  el lucro de sus accionistas”. ¡Valiente provocador y demagogo!.
Esas cosas se aprueban y no se consultan (que luego la gente se equivoca al votar)
En fin, a ver si se les revuelve la sangre a los militantes, simpatizantes y votantes del PSOE; Porque, como sigan mirando para otro lado, cuando nos queramos dar cuenta estaremos en cueros (literal y metafóricamente hablando.
Saludos.