20/3/14

¡Ya vienen!, . . . ¡Ya vienen!



Veremos lo que da de sí esta convocatoria.

Pero si los ciudadanos (independientemente de nuestra ideología y nuestras filias y fobias políticas) tuviéramos dos dedos de frente, en la tarde del próximo sábado día 22 no cabría un alma en las calles del centro de Madrid.
Estaríamos todos los que nos avergonzamos de algunos (demasiados) de nuestros gobernantes.
Los que nos indignamos de que destruyan el patrimonio y los servicios públicos repartiendo sus despojos entre amigotes y robaperas con corbata y zapatos de tafilete.
Los que hemos visto cómo nos rebajan el salario.

Los que hemos visto cómo se abusa de nuestra hambre o nuestro miedo.
Todos los que nos indignamos de que rescaten a los ladrones de la banca y las grandes empresas con el dinero que les quitan a los trabajadores y a los pensionistas.

 

Los que, teniendo buena cabeza y siendo buenos estudiantes, no podemos continuar nuestros estudios porque el dinero de la educación se les regala a los bancos y no podremos afrontar unas tasas similares a las de la enseñanza privada.
Los que, a poco que nos descuidemos, si perdemos nuestro empleo, nos podemos quedar sin asistencia sanitaria.
Los que tememos dejar a nuestros hijos un país y una sociedad mucho peor que los que heredamos de nuestros padres (que habían partido de cero).
Los que nos sublevamos ante los indultos a los corruptos.

Los que despreciamos la manifiesta prevaricación de muchos jueces y fiscales.


Los que querríamos acabar cuanto antes con una monarquía, parasitaria, inmoral, marrullera, ladrona y cobarde.

Los que no cobramos (ni lo pretendemos) de los sobres de Bárcenas, ni de las prejubilaciones de los ERE’S, ni de las comisiones de las ITV’S, ni del saqueo del Palau, ni de las contratas de las basuras.
Los que estamos hasta la tonsura de que nuestro gobierno mee por la bragueta de los obispos y pretenda volver a meter a las mujeres en la cocina, o convertirlas en “hembras de vientre”.

Los que no dormimos pensado en cómo llegar a fin de mes.

Los que sentimos vergüenza por el trato que se da a los más débiles, sobre todo si son inmigrantes.
. . .
Es decir todos los que, siendo medianamente honrados y viviendo de nuestro trabajo, vemos cómo medran y se enriquecen los depredadores y los parásitos sociales y como algunos miserables utilizan sus cargos políticos para repartir prebendas entre sus familiares y amigos, o perpetuarse en cargos provistos de “pesebre”.
Todos, como digo, debiéramos conjurarnos para inundar la ciudad el próximo sábado a partir de las 15:30 con nuestra presencia, civilizada y pacífica; Pero también severa.
Para que los impresentables que juegan con nuestros derechos e ilusiones tomen nota de que les vamos a ir sacando del poder a escobazos. (y el segundo aviso, el día 25 de mayo a la hora del recuento de votos)
Para ayudarnos a ello vienen gentes de todas partes.

Y ya están a las puertas de nuestra casa.
Dejo algunos de los enlaces que lo cuentan y en los que se puede ir obteniendo información práctica para, si se está de acuerdo, sumarse a este pacífico “motín”
Saludos.