21/11/14

A la calle, que ya es hora . . .


Me tomo la libertad de titular esta monserga con las palabras del poeta Gabriel Celaya cuyo hermoso poema España en marcha aprendimos muchos de nosotros en los años 70 (escuchándolo en la voz de Paco Ibáñez) , porque se amolda como anillo al dedo a mi propósito de embarcar, a quien se deje, para “echarnos nuevamente a la calle” el próximo sábado día 29 de noviembre, partiendo (aquí, en Madrid) desde la estación de Atocha a las 17:00

El propósito es  manifestar (otra vez), serena, pero firmemente, tal y como hicimos hace unos meses, nuestro rechazo a toda la desvergüenza, incompetencia y connivencia que exhiben muchos de nuestros gobernantes y representantes políticos en su triste papel de ejercer de capataces de un sistema económico injusto, cruel, depredador, miope e inviable, que únicamente favorece a una raza de vampiros sociales que ha crecido al calor de la impunidad y la corrupción.

Pienso que todos los que acudimos el pasado 22 de marzo a la anterior manifestación  recordamos con satisfacción la agradable tarde de ejercicio de civismo e intercambio de pareceres en que dicha marcha se convirtió espontáneamente.
Ejercicio que, ni siquiera la irresponsabilidad de los responsables de la Delegación del Gobierno, ni la burricie de los mandos policiales que, primero permitieron la infiltración de imbéciles y violentos entre la gente pacífica, y -a continuación- la emprendieron a garrotazos contra todo lo que se movía en la plaza de Colón, lograron empañar.
Es mi propósito acudir, si es posible (y quieren) con mi familia como la vez pasada.
Y me alegrará encontrar, como la vez pasada, algunas caras conocidas.
Y, sobre todo, saber (también como la vez pasada) que no encontré muchas más por lo incontable del número de asistentes.
Estamos entrando “en tiempo de descuento”; Y, aunque parece claro que algunas indecencias pueden llegar a tener los días contados, eso solo será posible si lo hacemos posible entre todos.      
Saludos.