15/6/14

Digno de verse


Comprendo que quizá no sea más que un pequeño desahogo por el mal humor que me produce la zafiedad con la que me están intentando vender las virtudes del sistema monárquico.
Pero lo cierto es que he pasado un par de minutos regocijantes rematados con un final “berlanguiano” muy ajustado a la realidad de los hechos.
Ahí queda para quien quiera verlo.




Saludos.         















Saludos.