8/2/14

El sinsentido de la privatización de (parte) de la donación de Sangre en Madrid



Debo aclarar inicialmente que ni soy profesional de la sanidad, ni tengo mayores conocimientos que cualquiera de ustedes en relación con la donación de sangre.

Mis fuentes de información son únicamente alguna conversación con personal sanitario conocedor del sistema y la documentación pública incluida en Presupuestos y Memorias de gestión de distintos centros sanitarios, junto con mis propias averiguaciones personales.
Una vez más me embarco en opinar sobre este asunto al comprobar cómo muchos silencios, que supongo interesados, intentan hacer pasar desapercibida esta nueva tropelía que (a modo de bomba de efecto retardado) nos ha legado el ya difunto (políticamente hablando) consejero de sanidad D. Javier Fernández Lasquetty.
Para empezar diré que, tras la noticia de la concesión a Cruz Roja Madrid de la realización de las extracciones llamémoslas “ambulatorias” (técnicamente se denominan “colectas externas”), cediéndoles gratuitamente los 6 autobuses y las dos furgonetas propiedad del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid, me he ido enterando de las siguientes cosas:
Sobre Cruz Roja
1      Cruz Roja, aunque sin ánimo de lucro (como muchas cooperativas), ES UNA ENTIDAD PRIVADA,  y como tal sus empleados cobran sus sueldos como cualquier hijo de vecino. Incluso algunos de ellos, como  su actual presidente nacional cobran mucho más que cualquier hijo de vecino (se habla de 80.000 € anuales), y además complementa el “sueldecillo” con otros pequeños ingresos (235.000 € en 2011 como consejero de Bankia)
2      El presidente de Cruz Roja Madrid, D. Jesús Mora  (que suscribió el convenio con el Sr. Fernández Lasquetty) fue recientemente destituido (junto con gran parte de la cúpula directiva) “para investigar presuntas faltas graves”

3  Cruz Roja suministra la sangre procedente de sus “colectas” a centros sanitarios privados cobrándoles el precio oficial establecido.
4      Sin que sea posible demostrarlo, parece ser que, o bien Cruz Roja Madrid “contraprograma” sus colectas, anticipándolas uno o dos días en los mismos puntos previstos por los autobuses del CTCM, o bien es el azar quien provoca tan sistemática  y extraña coincidencia, con el resultado de que, cuando acude el autobús de la Comunidad de Madrid (CTCM) las venas de los donantes han sido previamente “vaciadas”
5    Por algún motivo, en los últimos años algunas clínicas y centros sanitarios privados han dejado de utilizar la sangre suministrada por Cruz Roja Madrid y la solicitan al CTCM, originando (a lo que parece) un cierto agujero en las cuentas de Cruz Roja Madrid. Agujero que, según piensan algunos, pudiera estar en el origen de la “graciosa concesión” de la que hablamos.
Sobre la donación de sangre en España
6      La extracción de sangre en toda España (salvo en Madrid y alguna otra comunidad autónoma) es –por Ley- competencia exclusiva de la Sanidad Pública.
7   La Comunidad de Madrid, aunque debido a su elevada población y a la concentración de centros sanitarios públicos que tratan patologías muy complejas (Transplantes, quemados, VIH, . . .) no es totalmente autosuficiente, tiene una tasa de donaciones (40,72 por cada 1.000 habitantes) superior a la media nacional (38,07 en 2011).
Sobre el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid (en adelante CTCM)
8     El CTCM procesa toda la sangre que se extrae tanto en los hospitales y centros públicos, como en sus 6 autobuses itinerantes y también en campañas realizadas en empresas, cuarteles y centros educativos, así como la que le suministran otras comunidades autónomas.
9    El CTCM en el año 2012 procesó un total de 187.376 unidades (bolsas de 400 cc) de las cuales 62.428 fueron obtenidas en “colectas externas”.
10   El CTCM suministra esa sangre ya procesada y “fraccionada” (glóbulos rojos, plaquetas y plasma) a todos los centros públicos gratuitamente (se “valora” pero no se les “factura”) y también a los centros sanitarios privados que la solicitan aunque en este caso se les factura su importe en base a los precios públicos establecidos en los presupuestos bajo el epígrafe de Actividades y servicios de hemoterapia y transfusión, Componentes sanguíneos.
11   El CTCM en el año 2012 tuvo un “coste real” de 16.118.149 € (frente a un presupuesto de 16.215.289 €) y proveyó a centros públicos y privados sangre y hemoderivados por importe de 42.809.081 € (de los cuales cobraron 661.828 €).

12   El CTCM en el año 2012  tenía una plantilla de 229 trabajadores (125 fijos y 104 interinos) de los cuales 135 eran personal sanitario (21 médicos) y 91 personal de administración y servicios.


13  EL CTCM contribuyó en 2012 a la formación de 21 futuros médicos especialistas MIR (especialidad de Hematología y hemoterapia).
14   La dirección del CTCM, aunque afirma que mantendrá los puestos de trabajo ya ha informado de la necesidad de “recolocar” (voluntariamente o a las bravas) a 18 trabajadores a partir del próximo 1º de marzo. (fecha en la que se entregan, gratuitamente a Cruz Roja Madrid 3 autobuses y una furgoneta con todo su equipamiento).
Y así podríamos ir desgranando datos y más datos que parecen atestiguar que el CTCM cumple adecuadamente y eficazmente su función.

Y la pregunta que nos hacemos muchos ciudadanos es:
 ¿Por qué se pretende desmantelar un servicio público, esencial para el sistema sanitario madrileño, que funciona perfectamente?.
Tras un año de enfrentamiento con nuestros impresentables representantes políticos hemos aprendido que no piensan apearse del burro de la privatización.

Pero también hemos aprendido que no son invulnerables y si tenemos las cosas claras y nos movilizamos, podemos evitar el tener que recuperar mañana lo que nos dejemos arrebatar hoy.
Saludos.

, . . . se puede