12/10/12

D. Braulio Ramos Araque

Este militante del PP se ha dado de baja del PP. Aqui tienes la carta.

Quiero resaltar estas frases en las que coincido plenamente.

las clases más desfavorecidas que están sufriendo los azotes y efectos de la crisis, mientras los verdaderos causantes de la misma se pasean con total impunidad desde una protección injustificable e inmerecida del Gobierno de la nación. Nada resulta más desolador e injusto, que el reparto del pago de la crisis que ha diseñado nuestro Gobierno, olvidando que si bien es cierto que todos hemos provocado la misma, es innegable que no en la misma medida, resultando por ello inaudito que la mayor parte de la factura de la crisis se exija a los que menos han colaborado en la misma.



Si bien todos somos responsables (todos menos los que viven absolutamente fuera del sistema) no todos tenemos la misma responsabilidad. Y esta proporción debía ser la vara de medir para pedir "apretarse el cinturón", esta ocurriendo exactamente al revés los culpables y/o beneficiarios de la crisis son los que menos han cambiado sus hábitos.

Confieso públicamente que me he equivocado, y por ello pido perdón, y garantizo que no volverá a ocurrir.

Equivocación, perdón... palabras que se echan de menos en estos tiempos.

la pésima gestión y manejo del conocido como "CASO DEL PERSONAL DE CONFIANZA EN LA DIPUTACION", sobre el cual conoce usted sobradamente mi posición porque el error político lo he comentado públicamente en algún medio de comunicación. Dicha decisión de colocar a familiares ha supuesto, desde mi punto de vista, una afrenta personal a gran parte del Comité Ejecutivo Local, así como a las bases del partido, que piensan que tanto usted como el Presidente de la Diputación y Presidente del partido a nivel provincial, han ignorado y violado la confianza depositada en usted para el desempeño de dichos cargos.

Así, ante actos tan pueriles y faltos de talante político

Aún recuerdo las risas de hienas de muchos analistas/periodistas/politicos ante personas que decían ser optimistas y tener buen talante, en definitiva ser afable, ser bueno. ¿Qué mundo es este donde parece que la opción correcta es ser despiadado, faltón y grotesco?

Paren el mundo que me bajo.

Don Braulio es usted un señor con mayúsculas un Señor, ha demostrado que el camino correcto hoy en día no es el más fácil. Es usted mi héroe del día.